La cocina debe configurarse como un espacio en el que funcionalidad y estética deben estar presentes en partes iguales.